Electrificación de la industria

escrito por

Compartir

En vista de los objetivos climáticos, está claro que los combustibles fósiles deben sustituirse lo antes posible. La electricidad procedente de energías renovables juega un papel decisivo en la transición energética: sin electrificación no será posible alcanzar la neutralidad climática. La percepción pública suele centrarse en aspectos como la movilidad y el transporte.

 

Pero la industria también necesita electrificar sus procesos para impulsar con éxito la descarbonización y terminar con su dependencia de los combustibles fósiles, especialmente en vista de la actual escasez de gas. Esta es la única forma en que las empresas pueden garantizar la seguridad del suministro y la competitividad a largo plazo. Especialmente en el área del calor de proceso, los procesos basados en electricidad son centrales. Después de todo, esto representa alrededor de dos tercios del consumo final de energía en el sector industrial.

Historia de la electrificación

 

Por definición, el término electrificación se refiere a la conversión técnica de infraestructuras e instalaciones para el uso de energía eléctrica. Esta estrategia se promovió principalmente durante la revolución industrial. El alumbrado público, por ejemplo, se electrificó muy pronto, y las lámparas de gas se reemplazaron por luz eléctrica a principios de la década de 1880. Las ventajas de la iluminación electrificada: la luz era mucho más brillante, estaba libre de gases de escape y era considerablemente más segura.

 

En los hogares, todavía pasaron algunos años antes de que todos pudieran disfrutar de los beneficios de la energía eléctrica. Sin embargo, está claro: la electrificación ha cambiado drásticamente la sociedad.

La electrificación como forma de descarbonizar la industria

 

Hoy en día, la industria se centra principalmente en el uso de electricidad renovable para impulsar la descarbonización a fin de lograr la neutralidad climática para 2045 y terminar con la dependencia de los combustibles fósiles. Sin embargo, especialmente en las industrias que consumen mucha energía y dependen del calor o el vapor a alta temperatura, casi no hay alternativa a la electrificación de los procesos.

 

Las bombas de calor generalmente no son adecuadas para las temperaturas exigidas de más de 200 °C, el uso de la energía geotérmica todavía no es rentable y la biomasa y el biogás sosteniblea solo están disponibles en una medida muy limitada. El hidrógeno verde tampoco estará disponible masivamente en el futuro cercano. Además, la eficiencia del hidrógeno cae significativamente si se produce a partir de electricidad y se vuelve a quemar para obtener calor. Sin embargo, para áreas donde la electrificación directa no es posible, el hidrógeno verde sigue siendo una buena alternativa.

Estos son los retos a los que se enfrentan las empresas y la política

Una cosa es indiscutible: la electrificación sigue siendo la forma más eficiente para que las empresas industriales logren un calor de proceso neutro en CO2. Pero, independientemente de si la electrificación se lleva a cabo directamente o mediante el desvío de hidrógeno verde, la conversión a un suministro de energía neutra para el clima significa sobre todo una cosa: la demanda de electricidad aumentará significativamente en los próximos años. Para lograr el objetivo de la neutralidad climática, debe haber disponible suficiente electricidad verde. Los pilares centrales de la electrificación son, por tanto, una expansión constante de las energías renovables y un aumento de la eficiencia y flexibilidad energética.

Electrificación mediante almacenamiento de energía térmica: Estas son las ventajas

En la industria, el almacenamiento térmico es de especial interés en lo que respecta al uso eficiente de la electricidad verde, ya que permite almacenar energía renovable en forma de calor y ponerla a disposición cuando sea necesario. También se puede aumentar el potencial de calor excedente. El calor residual no utilizado anteriormente en los procesos de producción puede almacenarse en baterías térmicas y reutilizarse, lo que reduce la dependencia de las fuentes de energía fósil y ahorra costes de energía y emisiones. De esta manera, las empresas pueden asegurar su suministro de calor y mejorar su clima y equilibrio comercial al mismo tiempo.

 

Pero la posibilidad del almacenamiento de energía no solo es significativa para las propias empresas. Apenas hay otra manera de conseguirlo con respecto al sistema energético global. Incluso si se cumplen los objetivos de expansión de la energía solar y eólica, persiste la cuestión de la seguridad del suministro. El uso de sistemas de almacenamiento de energía térmica puede compensar fluctuaciones o incluso fallos en el suministro. El suministro de energía neutra para el clima se vuelve más resistente y flexible. Se reducen los costes de la transición energética. Lo que se necesita ahora de los gobiernos son incentivos y objetivos concretos para la expansión de las tecnologías de almacenamiento. Porque llevan listas para un uso comercial mucho tiempo.

¿Está interesado en ENERGYNEST o tiene alguna pregunta sobre su energía verde o nuestras aplicaciones?

 

¡Estamos deseando tener noticias suyas!

Últimas noticias

Avery Dennison, uno de los principales fabricantes mundiales de envases y materiales, ha puesto en marcha la mayor central termosolar con unidad de almacenamiento térmico de Europa en su planta de producción de Turnhout, Bélgica.

Lea más en este último artículo nuestro y de nuestra colega Eva Bellido aquí: https://cincodias.elpais.com/opinion/2023-07-13/la-descarbonizacion-como-tabla-de-salvacion-de-la-industria-espanola.html

Las emisiones de dióxido de carbono de la industria representan alrededor del 20% del total que genera nuestro país.