Cambio a energías renovables: qué deben tener en cuenta las empresas

Solar- und Windenergie: Umstieg auf erneuerbare Energien

escrito por

Compartir

Ante los crecientes retos que plantean el cambio climático y el aumento del coste de los combustibles fósiles, el cambio a las energías renovables se está convirtiendo en una preocupación clave para empresas de todos los tamaños y sectores. Reducir las emisiones de CO2, garantizar la seguridad del suministro y cumplir los requisitos legales son solo algunos de los factores que impulsan la transformación hacia un suministro de energía verde. Para ser competitiva a largo plazo, la industria debe encontrar soluciones para que su suministro energético sea renovable y descarbonizar sus procesos. Para hacerlo de la forma más eficiente posible, hay que tener en cuenta desde el principio las nuevas tecnologías innovadoras, como los sistemas de almacenamiento de energía térmica.

Ventajas del cambio a las energías renovables

La UE aspira a la neutralidad climática en 2050. Ante los objetivos climáticos y las estrictas exigencias políticas, las empresas deben reducir sus emisiones de CO2. Los expertos también predicen que el aumento de los costes de los certificados de CO2 y la disminución de los costes energéticos debido a la mayor expansión de la energía solar y eólica harán que las energías renovables sean aún más competitivas para el suministro energético industrial en el futuro.

 

Esto hace que el cambio a la energía verde no solo sea respetuoso con el medio ambiente, sino también sensato desde el punto de vista económico. En particular, el cambio desempeñará un papel decisivo en la futura seguridad de los emplazamientos y la estabilidad financiera a largo plazo. La integración de fuentes de energía renovables puede permitir valiosos ahorros de costes, aumentar la resistencia a las fluctuaciones del precio de la energía y reforzar la imagen de la empresa como agente responsable.

Retos en la implantación de las energías renovables

Sin embargo, esta transición hacia un suministro de energía verde no está exenta de dificultades. Uno de los principales es la volatilidad de la generación de energía renovable. La energía eólica y la solar, dos de las fuentes de energía renovables más importantes, están sujetas a fluctuaciones naturales y no siempre están disponibles. Esto obliga a las empresas a encontrar soluciones flexibles para compensar las fluctuaciones del suministro energético y garantizar un suministro continuo de electricidad y calor o vapor de proceso. Como consecuencia, existe una necesidad considerable de soluciones eficientes de almacenamiento de energía para poder almacenar la energía excedente durante los periodos de alta producción y poder recuperarla y utilizarla en cualquier momento cuando sea necesario. 

Consejos para las empresas que se pasan las energías renovables

Cada vez está más claro: para seguir siendo competitivos y, al mismo tiempo, cumplir nuestra responsabilidad con el medio ambiente, es esencial cambiar a fuentes de energía sostenibles. Sin embargo, para que la transición tenga éxito no basta con cambiar de proveedor de energía, sino que es necesario un planteamiento global que combine un aumento de la eficiencia energética, el paso a un suministro energético descentralizado y la integración de tecnologías innovadoras.

Evaluación de la demanda energética y del potencial de las energías renovables

Antes de que las empresas den el paso hacia las energías renovables, es crucial llevar a cabo una evaluación exhaustiva de las necesidades energéticas actuales y determinar el potencial de integración de las energías renovables. Una auditoría energética proporciona una base significativa para registrar el estado actual del consumo de energía y la eficiencia energética. Con el análisis de los datos de consumo y los procesos operativos, las empresas pueden identificar posibles ahorros y aplicar medidas específicas para aumentar la eficiencia.

 

Como parte de esta evaluación, es importante estimar de forma realista el potencial de utilización de las energías renovables. No solo hay que tener en cuenta las condiciones estructurales y los factores de localización, sino también el marco jurídico y los aspectos financieros. Las empresas deben comprobar si su ubicación es adecuada para la instalación de sistemas solares o si la energía eólica es una opción para su propio suministro energético.

Consideración de incentivos financieros y programas de apoyo

Al planificar el cambio a las energías renovables, las empresas también deben tener en cuenta la amplia gama de incentivos financieros y programas de apoyo disponibles a escala nacional, regional y local. Estos programas no solo proporcionan ayuda financiera para invertir en energías renovables, sino que también pueden ofrecer ventajas adicionales, como exenciones fiscales o préstamos a bajo interés.

Selección de tecnologías adecuadas

La planificación estratégica para la implantación de fuentes de energía renovables también incluye la cuidadosa selección y dimensionado de los sistemas de generación de energía. Cuando se planifican sistemas solares en particular, es importante considerar desde el principio la integración de soluciones de almacenamiento de energía. Combinando la energía fotovoltaica o la energía solar térmica con tecnologías de almacenamiento innovadoras como la ThermalBattery™ de ENERGYNEST, las empresas pueden aumentar significativamente la eficiencia de su producción interna. Al almacenar la energía excedente durante los periodos de alta disponibilidad y recuperarla cuando se necesita, no solo se maximiza el autoconsumo, sino que también se reduce la necesidad de un gran sistema fotovoltaico.

 

Además de la producción propia, los Contratos de Compra de Energía (CCE) ofrecen una alternativa atractiva para integrar la energía verde en el propio suministro energético de una empresa. Los contratos de suministro de electricidad a largo plazo a precios fijos permiten a las empresas cubrir parte de su consumo eléctrico con energía renovable sin tener que invertir en la instalación y explotación de centrales de generación de energía propias. Los CCE no solo ofrecen estabilidad de precios y seguridad de planificación, sino que también permiten a las empresas mejorar su balance de energía verde y obtener certificados de energía renovable.

El papel del almacenamiento de energía térmica en la transición a la energía verde

Los sistemas de almacenamiento de energía térmica como la ThermalBattery™ ayudan a las empresas a pasarse a las energías renovables. Ofrecen la posibilidad de almacenar la energía excedente en forma de calor y disponer de ella a demanda para cubrir continuamente las necesidades energéticas de la empresa. El uso de la ThermalBattery™ permite maximizar la eficiencia energética de las instalaciones de producción, lo que se traduce en una reducción significativa del consumo de energía y de los costes energéticos. Además, las empresas se independizan de la volatilidad de las fuentes de energía renovables y garantizan la seguridad del suministro de su producción en todo momento. Integrando esta tecnología, las empresas no solo pueden hacer una importante contribución a la transición energética, sino reforzar al mismo tiempo su competitividad.

Últimas noticias

El cambio a las energías renovables no solo ofrece numerosas ventajas a las empresas, sino que también plantea una serie de retos. Por tanto, es fundamental una planificación exhaustiva y con visión de futuro.

La utilización de energías renovables para la conversión de electricidad en vapor permite que la generación de vapor industrial sea más ecológica y sostenible. Las empresas pueden utilizar este enfoque innovador para reducir sus emisiones de CO2 y reducir sus gastos operativos al mismo tiempo.

Altos precios del gas y una creciente demanda para lograr una producción sostenible: la industria del vidrio se enfrenta a grandes retos. Los sistemas de almacenamiento de energía térmica apoyan a la industria en su camino hacia un suministro energético seguro y sostenible.